💙Historia del Color Azul

"6.000 años de historia de los Pigmentos Azules en el arte"

De todos los colores, el azul es el más querido por hombres y mujeres. No es de extrañar, pues, que muchos artistas –Louise Bourgeois, Yves Klein y Wassily Kandinsky entre ellos- hayan expresado preferencia por él. Según los psicólogos, la popularidad del tono puede arraigar en nuestro desarrollo evolutivo. En los días de caza y recolección, los que estaban atraídos por cosas positivas -como, por ejemplo, cielo despejado y agua limpia- tenían más probabilidades de sobrevivir y, con el tiempo, esta preferencia por el color azul podría haberse vuelto determinante.

Sin embargo, científicamente hablando, el cielo y los océanos no son realmente azules -o por lo menos no de la misma manera que el suelo es marrón o las hojas son verdes. Esto planteó un gran problema en una gran parte de la historia del arte. No puedes tomar el azul del cielo, triturarlo con un mortero y molerlo, para luego tirarlo sobre un lienzo. A diferencia de ciertos rojos, marrones y amarillos, el pigmento azul no es tan fácil de fabricar.

Los pigmentos azules tienen una rica historia de invención científica, comercio global y soluciones artísticas. Desde los primeros pigmentos sintéticos creados en el Antiguo Egipto hasta los nuevos matices descubiertos en la última década, estos son los aspectos más destacados de la historia del azul en el arte.

 

El azul egipcio

El azul egipcio -es el primer color a ser producido sintéticamente- fue inventado en el Antiguo Egipto alrededor de 2,200 A. C. Alrededor del mismo tiempo en que las Grandes Pirámides fueron construidas. Para crear el tono, los egipcios combinaron piedra caliza y arena con un mineral que contenía cobre (como azurita o malaquita) y calentaron la solución entre 1470 y 1650 grados Fahrenheit. El resultado final fue un cristal azul opaco, que podría ser aplastado, combinado con claras de huevo, pegamentos o encías, y convertido en una pintura duradera o esmalte de cerámica. En el proceso era muy fácil  equivocarse, y cualquier error resultaría en un “lío verde y vidrioso”, explica Victoria Finlay en La Brillante Historia del Color en el Arte (2014). Mientras que el azul egipcio seguía siendo popular en todo el imperio romano, su método complejo de la producción fue olvidado como nuevos azules llegaron al mercado.

 

En 2006, casi dos milenios después, el científico de la conservación Giovanni Verri hizo un hallazgo accidental que trajo el azul egipcio de nuevo a la delantera. Verri se sorprendió al ver que los pigmentos azules de las vasijas comenzaron a brillar, una señal de que el azul egipcio emite radiación infrarroja. Esta propiedad rara permite a los científicos encontrar rastros del color en artefactos antiguos, incluso después de que el pigmento ha sido lavado o desgastado de otra manera invisible a simple vista. Los científicos fuera del campo de la conservación también han tomado interés en el azul egipcio, adoptando el pigmento para los análisis biomédicos y el desarrollo del láser.

Azul ultramarino

A veces llamado “azul verdadero”, el azul ultramarino está hecho de la piedra preciosa lapislázuli, que durante siglos sólo se podía encontrar en una sola cordillera en Afganistán. Los comerciantes egipcios comenzaron a importar la piedra hace ya 6.000 años, usándola para adornar joyas y tocados. Sin embargo, nunca descubrieron cómo hacer un pigmento vibrante a partir de ella. Lleno de minerales como la calcita, la pirita, la augita y la mica, el lapislázuli pierde su potencia cuando está molido, pasando de un azul brillante a un gris opaco.

El Lapislázuli apareció por primera vez como un pigmento “azul verdadero” en el siglo VI, adornando los frescos budistas en Bamiyan, Afganistán. Alrededor de 700 años más tarde, el pigmento viajó a Venecia y pronto se convirtió en el color más buscado en la Europa medieval. Durante siglos, el costo del lapislázuli rivalizó con el precio del oro. Dada su fuerte etiqueta de precio, el color estaba reservado sólo para las figuras más importantes (a saber, la Virgen María) y las comisiones más lucrativas (a saber, la iglesia).

La leyenda dice que Miguel Ángel dejó su pintura El Entierro (1500-01) sin terminar porque no podía generar los fondos para comprar azul ultramarino. Raphael usó el pigmento escasamente, aplicándolo sobre capas de base de azurita al representar la túnica azul de la Virgen María. El maestro barroco Johannes Vermeer, por otro lado, compró el color a pala, tanto que su indulgencia empujó a su familia a quedar en deuda.

Color del cielo

Como otros colores, el azul tiene muchos nombres alternativos, y todos parecen provenir del exótico Oriente. Azul viene del árabe lazaward, que se refería al lapislázuli. Entró en el léxico español a través del francés y perdió la ele inicial por el camino en un proceso conocido como falso corte, los franceses la interpretaron como su artículo le (que se contrae a l’ antes de vocal) y crearon la palabra azur. En castellano dio lugar a azul y también a azur, que es como se denomina este color en heráldica. Sin embargo, como vemos, en lapislázuli se conserva esta ele, ya que no pasó por el francés, sino que viene directamente del latín medieval lapis lazulī (‘piedra del —color del— cielo’), como en muchas otras lenguas europeas… incluido el francés. Otra forma de decir azul, sobre todo para referirse a los ojos, también proviene del árabe: zarco. En este caso, de زَرْقَاء ‎(zarqāʾ), ‘azulada’, en femenino. De hecho, existe una ciudad llamada así: Zarqa, la segunda más poblada de Jordania. Se especializó tanto para describir el color de los ojos que generó el adjetivo ojizarco.

En hebreo, la palabra סַפִּיר (sapír) denominaba tanto al zafiro como al lapislázuli, ambas de color azul, así como a cualquier cosa brillante y cara. Los griegos tomaron esta palabra para referirse al zafiro, escribiéndola σάπφειρος (sápfiros) y de ahí pasó al latín sapphīrus, que dio zafiro en español. Por último, el cian también parece provenir de una raíz no indoeuropea, el hitita *kuwanna(n) (‘azul cobre’), pasando por el griego κύανος ‎(kúanos).

          Mas informacion sobre el Color Azul 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *